José Manuel Valenzuela: Queremos construir un nuevo tejido social juvenil en Logroño

Entrevistas

José Manuel Valenzuela: Queremos construir un nuevo tejido social juvenil en Logroño

José Manuel Valenzuela es actualmente el director del programa Educándonos, el nuevo programa del Área Socioeducativa de Fundación Pioneros que busca espacios de encuentro y relación entre jóvenes con la finalidad de educar en valores, emociones y sentimientos.

Lleva en Pioneros desde 2010 cuando entró a trabajar en el programa de Medidas Alternativas. Es educador social y pedagogo, antes de llegar a Pioneros trabajaba como cooperante en un proyecto de educación popular con jóvenes en Colombia.

¿Por qué se gesta este cambio de programa en Pioneros? 

La realidad en la que vivimos está en constante cambio, y el actual contexto social,  cultural, económico y político que vivimos hace que los y las jóvenes lo vivan de una manera específica, desde un prisma diferente, desde su prisma. La crisis del actual modelo económico que desenmascara un modelo social erróneo tiene consecuencias claras y evidentes en la juventud, especialmente en las personas más vulnerables que son con quienes principalmente trabaja Fundación Pioneros. Educándonos, que es el nombre que le hemos dado al nuevo programa, busca por ello dar respuesta a las nuevas realidades que el actual contexto juvenil nos ofrece en Logroño. El programa pretende hacernos preguntas, tanto a los y las jóvenes como a los profesionales, para cuestionar nuestro quehacer y cuestionar a los mismos jóvenes con el ánimo de encontrar respuestas que nos ayuden a entender la realidad y modificarla. Para ello, basamos nuestro modelo pedagógico en la educación popular que impulsó el maestro brasileño Paulo Freire. En la Educación popular no hay aulas, ni cursos específicos, ni grados, ni textos… la “escuela” es la vida cotidiana de los grupos y sectores populares.

Por eso, sus contenidos temáticos, al menos como “punto de entrada” del proceso educativo, serán siempre los temas y cuestiones más cercanos, los que más interesen a los grupos y colectivos concretos, los que más interesen en nuestro caso a las y los jóvenes que pertenecen a nuestros procesos formativos.

¿Cuáles son las principales problemáticas de la juventud en la actualidad? 

En mi opinión, las problemáticas principales son muy complejas. El contexto actual,  aunque es de crisis económica profunda, sigue creando en las y los jóvenes un exceso de estímulos creando falsas expectativas por un lado y una profunda insatisfacción por otro; es decir, la juventud tiene “acceso” a un montón de recursos formativos (muy limitados en la diversidad de oferta), a una amplia oferta de ocio y tiempo libre, acceso a redes y nuevas tecnologías, consumo barato, etc… pero por otro lado es una generación de jóvenes sin sueños, sin motivación y sin compromiso con su realidad, tremendamente individualistas y con muy poca capacidad crítica; se aburren con facilidad, les cuesta mucho estudiar, el fracaso escolar no baja del 30%, el paro juvenil es el más alto de los últimos tiempos y a pesar de ello, parece ser que poca gente se hace la pregunta ¿porqué está pasando esto?

Creo que el problema principal que viven muchos de los y las jóvenes con los que trabajamos es la falta de motivación. La motivación es la mezcla o la suma de la voluntad y el deseo, muy difícil de educar cuando por cualquier motivo se ha dañado. El principal problema es que las y los jóvenes no ven en el modelo social actual el deseo de vincularse a el, no se identifican con el, quizá esto sea positivo, ya que esto evidencia que el modelo es el que falla. El hecho de tener un 30% de fracaso escolar nos obliga a hacernos esta pregunta ¿qué falla?. No va a bastar solo con aumentar la oferta formativa o de ocio y tiempo libre, no por esa razón las y los jóvenes se van a vincular automáticamente a ellas, es necesario hacer un esfuerzo previo para transformar el modelo social y fomentar la participación y el protagonismo de ellas y ellos de manera real implantando un modelo educativo en todas las esferas sociales (familia, colegio, universidad, sociedad en general) que facilite otro modo de ser y estar en el mundo, un modelo sin duda más humano, colectivo, transformador, pacifico, igualitario, no-violento…

Otro gran problema es la acentuación de la desigualdad entre mujeres y hombres jóvenes. La violencia de género en jóvenes se está haciendo cada vez más presente volviendo a concepciones “genéricas” de la realidad que pensábamos habíamos superado.

Por último, me gustaría señalar que la actual situación de crisis hace que la empleabilidad de personas jóvenes sea casi imposible nutriendo de esta manera la desesperanza de ellas y ellos en construirse un proyecto personal de vida que pase por la emancipación y la autonomía. En este sentido el panorama juvenil es muy preocupante, hay personas que ya hablan de generaciones perdidas.

¿Cuáles son los objetivos de este nuevo programa? 

Dentro de la programación del proyecto Educándonos hemos establecido diversos  objetivos bien delimitados, pero resumiendo, el objetivo principal del programa consiste en la formación de jóvenes para motivar la capacidad crítica, a través de la implementación de una metodología participativa y emancipadora, con una vocación claramente comunitaria y transformadora de la realidad.

Con Educándonos nos proponemos elaborar relaciones humanas desde un modelo educativo basado en la educación en valores, construyendo con los y las jóvenes una verdadera cultura de paz y noviolencia, conociendo y reconociendo las emociones y sentimientos, realizando una adecuada gestión de los mismos, y transversalizando la igualdad de género en todas las actividades que hacemos.

El programa persigue construir un nuevo tejido social juvenil actualmente inexistente en Logroño, que sean los y las jóvenes quienes protagonicen el cambio, pasando de ser jóvenes que solamente consumen  ocio, televisión y redes sociales en Internet, a jóvenes comprometidos y comprometidas con su contexto y con la realidad en la que viven.  Para conseguir ese compromiso juvenil,  no basta con conocer, es preciso comprender. Necesitamos sistematizar y analizar nuestro conocimiento de la realidad y la práctica social que nos rodea; es preciso también profundizar y observar  las relaciones sociales que se dan en nuestro entorno, para poder así incorporar nuevas visiones e interpretaciones y al fin y al cabo nuevas  formas de entender y responder a la realidad.

¿Qué tipo de actividades se realizan en Educándonos? 

Las actividades que realizamos son principalmente formativas, porque entendemos la intervención educativa desde lo que llamamos “procesos”, grupos vivos que tienen su dinámica propia, su ritmo propio, su “vida” propia. Trabajamos por las mañanas en institutos y PCPI’s con propuestas formativas dentro del aula, realizando talleres de formación en valores (educación para la paz, transformación de conflictos, diversidad sexual, género, derechos humanos, gestión emocional, etc…), y por las tardes tenemos un espacio abierto a los grupos de jóvenes donde la dinámica es diferente. Se realizan actividades muy conocidas por todas y todos,  como campamentos, excursiones, visitas, talleres, etc… Sin embargo,  en este caso nos gustaría pensar que no hacemos “más de lo mismo”, es decir, que las actividades no están diseñadas para “consumir” ocio, sino que están diseñadas para crear procesos grupales que puedan a su vez  provocar el cambio en las y los jóvenes y transformar sus vidas y el contexto que les es más próximo. Es un cambio de enfoque total de entender la educación y la intervención social.

¿Cómo es el perfil de los las jóvenes de Educándonos?

El perfil es muy variado, porque la pertenencia a los grupos es muy libre. Al tener abiertos diferentes procesos formativos en institutos y PCPI’s, además del espacio en los locales (Oca y/o San Antonio), los y las jóvenes que se acercan pertenecen tanto a sectores más populares, como a entornos más “normalizados”. Tenemos muy presente que nuestra vocación es trabajar con y por la juventud más desfavorecida, pero tampoco queremos construir “guetos” de gitanos, marroquíes, payos o latinos. Lo importante es el proceso y las personas que lo forman, y el énfasis está en que el proceso sea totalmente incluyente, donde todas y todos podamos acceder al mismo desde la igualdad de oportunidades, y donde podamos expresar nuestras ideas y emociones de manera igualitaria, sin espacios de poder que limiten o impidan la pertenencia al grupo.

¿Cómo es la participación juvenil en espacios como Educándonos? 

La participación es diferente a otros espacios grupales con jóvenes. La idea de Educándonos es priorizar la participación real y activa de las y los jóvenes, por eso la metodología que utilizamos está adaptada y orientada a que facilite esta participación. En la formación en aulas y en los talleres formativos que realizamos en las tardes, el formato es muy dinámico y lúdico, de esta manera se facilita que aquella personas que en entornos grupales se cohíben por su forma de ser, tienen  más fácil su integración y participación real.

Tenemos dificultades con jóvenes que no entienden este modelo, y acceden a nosotras sólo para consumir actividades de ocio a “bajo coste”. Los criterios de participación que asume el programa, los cuales  además están consensuados por el propio grupo de jóvenes, hace que algunas personas decidan no sumarse al grupo. En el equipo pensamos que esto también es hacer educación y hacer pedagogía, ya que ofrecer generosamente una propuesta de dinamización juvenil no es convencerte ni obligarte a que te sumes a ella.